Violeta

violeta flor
Índice

    Ficha botánica de la violeta:

    Nombre científico: Viola odorata

    Origen la violeta: África del Norte, Europa y Eurasia

    ¿Cuándo florece la violeta? A finales del invierno y principios de la primavera.

    ¿De qué color pueden ser?  Violetas, moradas.

    Características de las violetas: Su principal característica, como lo dice su nombre, es su color característico. Además, son flores con 5 pétalos, todos en el mismo tono. Se emplean constantemente en la floristería y la jardinería debido a su belleza.

    ¿Qué son las violetas?

    Las violetas son plantas herbaceas; su origen se encuentra en la zona norte de África, así como en Europa del Sur y Eurasia. Por norma general, llegan a tener una altura entre los 15 y los 50 centímetros; aunque esto depende del tipo de violeta del que estemos hablando. Hoy en día, además del tradicional color violeta, estas flores cuentan con variedades que pueden incluir colores como el blanco, el lavanda, el rosa y el rojo, entre otros; de hecho, hay variedades de violetas que pueden presentar más de 1 color.

    Por su parte, las violetas cuentan con una textura bastante lista en las flores; mismas que presentan una forma ligeramente ovalada. Así mismo, en la actualidad existen violetas en miniatura, que son más fáciles de de cultivar en macetas y terrazas.

    ¿Cómo son las violetas?

    La violeta, como hemos mencionado, es una flor que puede alcanzar hasta los 50 centímetros, dependiendo del tipo al que nos refiramos. Las flores características, presentan cinco pétalos y, si se cuidan correctamente, pueden mantenerse floreadas durante las 4 estaciones del año.

    Si bien, la violeta es considerada como una flor perfecta para cultivarse en climas templados; también puede desarrollarse en climas calurosos o incluso un tanto más fríos. Si bien, debemos de evitar los climas más extremos; ya que pueden terminar por dañarla gravemente.

    Origen y hábitat de las violetas:

    El hábitat propio de las violetas son las zonas templadas; en especial, zonas montañosas y bosques. Como hemos mencionado, es originaria del norte de África, el sur de Europa y algunas regiones cercanas a Asia. Hoy en día, también, se encuentra en forma salvaje por diversas regiones de América del Norte.

    violeta flor

    Uso de las violetas:

    Las violetas, debido a su belleza característica, son empleadas sobretodo en la floristería y en la jardinería.

    También cuenta con usos terapéuticos diversos, en cataplasma y como pomada, funciona muy bien para tratar los problemas de la piel. Mientras que en tés e infusiones, combate el estreñimiento, el insomnio y los síntomas de la influenza.

    ¿Cómo plantar violetas?

    Lo primero que debemos saber sobre cómo sembrar violetas es seleccionar el tipo ideal; ten en mente que, en realidad, es una flor muy fácil de conseguir. Además de que hoy en día existe una gran variedad de violetas disponibles en el mercado.

    Si vas a iniciar desde las semillas, es mejor plantarlas cuando el calor inicia en la primavera. También puedes plantar violetas por medio de esquejes, cortados de la base de la planta madre.

    A la hora de plantas violetas, de preferencia, se debe de hacer uso de arena o tierra en un buen porcentaje de la mezcla; y de preferencia, añadir fertilizantes para mejorar la salud de la planta.

    Debemos de continuar regando a diario si se seca la tierra. Tras dos o tres meses después de colocar las semillas, podemos observar los brotes de la violeta; momento en que podemos llevar a cabo el trasplante definitivo.

    ¿Cómo cuidar violetas?

    Entre los principales puntos a tener en cuenta para el cuidado con violetas, nos encontramos con que son flores que necesitan de amplios periodos de luz solar durante el día; de aproximadamente 14 horas de forma cotidiana.

    Si deseas que tu violeta florezca y se mantenga en el mejor estado posible, entonces recuerda que la temperatura ideal para tenerla es de 14 a 28 grados. Esto permitirá que se mantenga saludable.

    En el caso del riego, debemos de evitar anegar las raíces de la planta. Si bien el suelo debe de estar húmedo con cierta frecuencia, no debe de encontrarse nunca saturado. Así mismo, ten en cuenta que el agua demasiado frío puede dañar el sistema reticular de la planta, por lo que es mejor agua tibia o ligeramente caliente, en ausencia de la primera. Al regar, evita humedecer las hojas.

    Cultivar violetas va a precisar de un tipo de suelo de buen drenaje (para evitar los problemas antes mencionados).

    En cuanto a la fertilización, la violeta debe de ser abonada con algún tipo de abono rico en fósforo en un periodo aproximado de 15 días en 15 días. Si observas que tu violeta o violetas se encuentran en un buen estado, entonces puedes extender algunos días más la fertilización.

    Para el correcto cuidado de las violetas, a continuación te hablamos sobre los tipos de plagas y enfermedades que suelen afectarlas.

    Enfermedades y plagas de las violetas:

    Las violetas pueden llegar a sufrir de diversas enfermedades y plagas. Como es el caso de los ácaros, que pueden ser combatidos con plaguicidas dirigidos a este tipo de insectos. Además, otras plagas relacionadas como los pulgones y las cochinillas pueden dañarla gravemente.

    Otro de los problemas comunes con las violetas son los hongos.

    La principal causa de la enfermedad fúngicas es causada por la humedad en exceso. Por lo que se debe realizar una pasteurización preventiva del sustrato antes de plantar las plántulas.

    La violeta, también, a veces se ve afectada por algunas enfermedades causadas por el ataque de parásitos y la cura de estos casos es fundamental. Al no ser inmune a la agresión de estos huéspedes indecisos, es necesario protegerla tomando precauciones.

    El cuidado de la violeta no es difícil, pero como todas las flores, debemos prestarle atención, como evitar el agua estancada y no excederse en fertilizaciones ricas en nitrógeno. Tan pronto como notes algunas manchas anómalas en la planta, hojas rizadas u otras, debes intervenir de inmediato.

    Muchos de los problemas con violetas se eliminan con azufre o con el uso de insecticidas específicos. En casos demasiado graves, la única solución puede llegar a ser el arrancar de raíz la planta misma.

     

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizamos Cookies. Si sigues navegando, damos por hecho que las aceptas :) Más info