Gladiolo

gladiolo flor
Índice

    ¿Qué son los gladiolos?

    El gladiolo pertenece al género Gladiolus, que reúne más de 250 especies, la mayoría de las cuales son nativas de la región sur del continente africano, así como de Asia. Hoy, estas flores se encuentran diseminadas por todo el mundo y han dado lugar a varios cruces, por lo que encontramos especies muy pequeñas y también enormes, de gran valor ornamental,  disponible comercialmente.

    La variedad de colores de los gladiolos también es sorprendente: desde el blanco puro al púrpura oscuro, pasando por varios tonos de rosa, rojo, amarillo, naranja, verde y lila.  Un catálogo de colores para que cualquiera pueda desertar. Estos colores tienen grandes similitudes por ejemplo, con las rosas.

    Los gladiolos son plantas de gran valor comercial no solo por sus características ornamentales, sino también por su durabilidad y resistencia.  Todas estas cualidades son bien exploradas por el segmento de decoración floral, pero también podemos tener esta hermosa flor en nuestro hogar, ya sea en el jardín o, o bien, en macetas.

    Origen y hábitat de los gladiolos

    La flor de gladiolo tiene su origen en diversas regiones del sur de África como muchas tantas flores como los geranios, así como territorios húmedos de Oriente medio, el Sur de Asia e, incluso, Sudamérica.

    Es gracias a los nutrientes que puede almacenar en sus bulbos, bajo tierra, que puede adaptarse a diversos hábitats de las regiones antes mencionadas.

    Hoy en día, los gladiolos son apreciados en todo el mundo, gracias a la belleza y variedad de sus flores.

    partes gladiolo

    Uso de los gladiolos

    Los gladiolos son flores hermosas y, como tales, se emplean sobre todo como ornamentación, de hecho, suelen formar parte de decoración en diversas festividades, como las festividades de la Virgen María en el mes de mayo.

    Así mismo, los gladiolos son muy apreciados por floristas y en el mundo de la jardinería, si bien su cultivo no se encuentra indicado para principiantes. En este aspecto tienen grandes similitudes con las orquídeas.

    Debido a esto, hoy podemos encontrar gladiolos en prácticamente cualquier lugar del mundo.

    Cómo plantar gladiolos

    El gladiolo es una flor perenne, pero como es termofílica, no tolera los inviernos y las heladas.  Por lo tanto, cada año, los bulbos deben ser desenterrados y plantados en la primavera. Si el gladiolo produjo bulbos en sus primeros años, es muy importante comprar materiales de siembra de alta calidad.

    Los floristas experimentados suelen tener una gran cantidad de variedades diferentes, por lo que puedes adquirir gladiolos y bulbos de forma relativamente sencilla.

    Comprando bulbos de gladiolo o al extraemos de la planta, no se olvide de examinarlos cuidadosamente.  Deben ser de tamaño relativamente uniforme: mediano o grande, y de  aspecto bastante sólido.  Con una superficie plana y sin daños. Debe haber muchos bulbos en las raíces.  Esta es una buena señal de que la flor será lo suficientemente fuerte y saludable.

    bulbos gladiolo

    Después de elegir el bulbo del gladiolo a plantar, debe determinar el lugar correcto. A los gladiolos les encanta el sol, por lo que el sitio en donde lo colocaremos debe estar soleado.  A la sombra o sombra parcial, crece, pero es probable que sea mucho más pequeño y débil.

    Asimismo, el suelo debe alojarse, ya que a las raíces les gusta tener más espacio.  Así, el gladíolo crece bien suelos semi arenosos y semi arcillosos. Además, la acidez del suelo debe ser baja, si es demasiado alta, podemos reducirla colocando cal en el suelo.

    Al momento de plantar el gladiolo, primero vierta un poco de arena, plante un gladiolo, espolvoree arena, y rellene con torta suelta.  La distancia ideal entre gladiolos es de 10 a 15 cm. El ancho ideal entre las líneas de gladiolos es, asimismo, de al menos 25 centímetros.

    Además, la profundidad depende de la composición del suelo.  Cuanto más denso es, menor es la profundidad.  Una planta finamente plantada puede dar un crecimiento abundante, pero con un tallo débil.

    En contrapartida un bulbo plantado con demasiada profundidad puede crecer, pero floreará de forma escasa.

    plantar gladiolos

    Cómo cuidar un gladiolo

    Igual de importante que el cultivo, nos encontramos con el cuidado de los gladiolos. En las primeras semanas después de plantar los bulbos, se recomienda regar las flores cada dos o tres días, para que el tallo deforme correctamente.

    En los días secos, riega todas las noches y, a medida que la tierra se seque un poco, debe regar de nuevo.  Es bueno si el agua para riego es lluviosa o sedimentada.

    Cuando aparezcan las primeras hojas, es importante regar no entre hileras de flores, sino en los pasillos. Así, el gladiolo no se pudre y recibe la cantidad de humedad necesaria.

    cuidar gladiolos

    Después de que el gladiolo florece, debe cortarse.  Pero no del todo, porque la planta aún se está desarrollando.  Para ello, es necesario podar el tallo y dejar 4-5 hojas hasta el otoño, momento en que podemos iniciar con la recolección de los bulbos. Sin embargo, siempre es necesario inspeccionarlos cuidadosamente para detectar posibles enfermedades.

    Cuidadosamente corte las raíces, extendidas, dependiendo de la variedad.  Luego enjuaga con agua corriente, preferiblemente tratada con una solución antiséptica, enjuaga nuevamente, deja que drene y coloca exactamente en filas en una capa para que se sequen. Para esto, elige un lugar soleado y bien ventilado.  El procedimiento tomará, aproximadamente, de tres a cuatro semanas.

    Las primeras variedades de gladiolos florecen a los 80 días después de plantar el bulbo. La floración media ocurre a fines del verano, 90 días después de la siembra.  Mientras que las floraciones tardías aparecen 100 días después de la siembra, a principios de otoño.

    Enfermedades y plagas de los gladiolos

    Desafortunadamente, los gladiolos son susceptibles a varias enfermedades.  Por lo tanto, tan pronto como al menos uno de los síntomas sea notable, es urgentemente combatir el problema, así como desinfectar la tierra.

    La fusariosis está muy extendida entre los gladiolos.  Las hojas comienzan a ponerse amarillas, se desvanecen y el bulbo se ve cubierto de moho.  Esta enfermedad de los gladiolos es más común durante la floración.  Para evitar esto, los bulbos se tratan con una solución especial antes de plantar.

    fusariosos gladiolos

    Estromatiniosis: las hojas se vuelven amarillas en la base, el bulbo se ve afectado.  En este caso, los bulbos más afectados son desechados, mientras que los menos afectados con una solución tradicional.

    Plagas: En general, para evitar cualquier plaga de insectos, es necesario limpiar las camas de malezas, en especial durante la primavera, antes de plantar.  Siguiendo las reglas y siguiendo los consejos para cultivar gladiolos, sus macizos de flores estarán siempre saludables.

    plagas gladiolosMe parece que no hay indiferencia hacia estas bellezas orgullosas.  Sus delicadas inflorescencias multicolores y las amplias hojas xifoides combinadas crean furor. Sin duda, una de las flores bonitas que debemos tener en cuenta en nuestro jardín.

    Los comentarios para este artículo se han cerrado.

    Subir

    Utilizamos Cookies. Si sigues navegando, damos por hecho que las aceptas :) Más info